Remedios Caseros para la Gripe

64

La Gripe, Resfriado Común o H1N1, se combate con distintos Remedios Caseros para la Gripe común. Entre los más usados tenemos el té con limón, equinácea, sauco, tilo o ajo debido a que estas plantas medicinales poseen propiedades antiinflamatorias que ayudan al organismo a aliviar los síntomas típicos y mejorar el malestar.

En la mayoría de los casos la gripe mejora con uno de estos remedios caseros, pero siempre es importante consultar un médico general para identificar el problema e iniciar el tratamiento más indicado.

Ninguno de los remedios caseros para la gripe que se presentan a continuación debe sustituir las indicaciones médicas.

Los Mejores Remedios Caseros para la Gripe

Té de miel y limón

Su principal propiedad es que ayuda a descongestionar la nariz, mantiene lubricada la garganta y mejora la respiración. Por este motivo es uno de los remedios caseros más usados.

Ingredientes:

  • Jugo de 1 limón
  • 2 cucharadas de miel
  • 1 taza de agua hirviendo

Modo de preparación:

Añadir la miel a la taza de agua hirviendo, revolver bien hasta que se convierta en una mezcla homogénea y luego añadir el jugo puro de 1 limón. Tomar lo mas caliente posible, antes que el limón pierda vitamina C. se recomienda 3 veces al día (desayuno, almuerzo y cena).

remedios caseros para la gripe

Té de equinácea

Otro buen remedio casero para la gripe es tomar té de equinácea, siendo sus principales propiedades que estimula el sistema inmune y favorece la sudoración, esto ayuda a bajar la fiebre y aumenta las defensas.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua hirviendo
  • 1 cda de hojas secas de equinácea

Modo de preparación:

Colocar la equinácea en una taza con el agua hirviendo y esperar 10 minutos, después procede a colar y tómala caliente. Otra alternativa es tomar capsulas de equinácea, que son vendidas en farmacias o tiendas de productos naturales con un máximo de 3 capsulas al día.

Té de jengibre o kion

El jengibre combate la gripe por tener propiedades analgésicas, antipiréticas y antibacterianas, que potenciados con la miel y el limón ayudan a disminuir los síntomas de la gripe mucho más rápido.

Ingredientes:

  • 01 cda de jengibre fresco;
  • 01 cda de miel;
  • Taza de agua hirviendo;
  • Limón al gusto.

Modo de preparación:

Debemos de picar o rallar el equivalente a una cucharada de jengibre, luego colocamos en un filtrador y lo dejamos reposar dentro del agua caliente, si no se tiene filtrador, vierta el kion picado en el agua caliente, deje reposar 10 minutos y luego cole el agua. Para mejorar el sabor y potenciar el remedio casero, agregue miel y limón.

Inhalaciones de vahos de eucalipto

La principal propiedad del eucalipto es que es expectorante, esto ayuda abrir las vías respiratorias y a aliviar la irritación de la garganta.

Ingredientes:

  • 6 gotas de óleo esencial u hojas de eucalipto;
  • 1 litro de agua hirviendo.

Modo de preparación:

Debemos de colocar las hojas o gotas de eucalipto en el litro de agua hirviendo, luego coloquemos una manta o toalla sobre la cabeza, acerquémonos al recipiente tratando que cubrir el recipiente e inhalamos el vapor.

Té de sauco

El té de sauco con tilo aumenta las defensas del organismo y promueve la sudoración, favoreciendo la disminución de la fiebre.

Ingredientes:

  • 2 cdas de las hojas de sauco
  • 1 cdta de tilo
  • 1 taza de agua hirviendo

Modo de preparación:

Para preparar este remedio casero, debemos de agregar al agua hirviendo, las hojas de sauco, el tilo. Tapar y dejar reposar durante 10 minutos. Colar y beber 3 veces al día.

Té de ajo

El té de ajo también es un excelente remedio casero contra la gripe, debido a que el ajo posee propiedades antimicrobianas, analgésicas, expectorantes y antigripales, además es un antiséptico pulmonar. Estas propiedades se deben a que posee un compuesto llamado alicina y aliina.

Ingredientes:

  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de miel
  • 1/2 limón
  • 1 taza de agua

Modo de preparación:

Se debe de picar o rallar los dientes de ajo, luego verterlos en una taza con agua hirviendo durante 5 minutos, luego debemos de colar. Después agreguemos el limón y la miel. Solo de debe de beber una vez al día durante 2 o 3 semanas.

Alcanfor

Si tienes la nariz irritada de tanto limpiarla, aplica una pequeña cantidad de ungüento de eucalipto y alcanfor. El vapor del primero abrirá las vías respiratorias y evitará la congestión, mientras que el alcanfor aliviará el dolor y la irritación en la piel, gracias a sus efectos analgésicos y antisépticos.

IMPORTANTE: Esta información es netamente informativa y complementaria, no pretende reemplazar el consejo de su médico o profesional de la salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here